9 ago. 2010

El más tierno beso de despedida

Tu ausencia hizo que se hiciera fuerte.
Que aprendiera a caminar sin tu presencia.
Que aprendiera a convivir con tu ausencia.
Por un momento llegó a pensar que tu invisibilidad
iba a ser difícil de llevar.
Y una mañana como la de hoy
comprendió que todo acabó.
Su corazón te ha superado
y por ello se ha curado.
Ya no te echa de menos
ya no pregunta por ti.
El mar ya tiene otro color
y le habla de otras historias.
Las caracolas han cambiado de vestido
y se han unido a la realidad.
Han dejado de fantasear
con momentos que sabe
que nunca llegarán.
Con momentos que tras  tanto desear
se convirtieron en sal.

4 comentarios:

  1. "¿Qué saben los relojes del paso del tiempo?", más de una vez me he preguntado. Puede, en algunas ocasiones, medirse el tiempo en toneladas sobre tu espalda. Y tan gigante también será la altura del vuelo emprendido al liberar las cadenas, siempre que te mantengas lo suficientemente fuerte para no hallarte enterrado cuando suceda. O quizás sólo estoy hablando solo y desvariando demasiado.

    Muchos besos, Medusilla.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tan bella reflexión. no hay una palabra de más. Y en absoluto estás hablando solo. Más besos para ti y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. bueno, hay momentos en que hay que psar página y si el color del mar no era bonito entonces había que apartar la vista era hora de cambiar la oscuridad por un bello sol

    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Ese es el principio de un sol más radiante. Un beso grande Tomás.

    ResponderEliminar