21 abr. 2010

Fragilidad

Una vez más, podemos descubrir cuán frágil puede llegar a ser la estabilidad del ser humano. Parecía estar todo controlado. El ser humano vive en una sociedad caóticamente organizada hasta el último detalle. De repente, la madre naturaleza nos brinda la maravilla del volcán y nos quedamos en nada. La economía mundial flaquea, miles de personas sin poder desplazarse, compañías aereas tirándose de los pelos y cientos de taxistas haciéndose de oro. Y es que creerse tan grande no es bueno para nadie. Ni para el grande ni para el pequeño. Todo el mundo preocupado por el acelerón que va a generar en el cambio climático, pero pocos medios informan que tanta catástrofe está evitando que los reactores de los aviones(que son los mayores culpables del calentamiento global) sigan destruyendo la capa de ozono. En fin, como diría alguien por ahí, más de lo mismo. Para que cansarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario