21 jul. 2010

Cuando la paciencia se vuelve impaciente

Su fantasía se fue complicando y su realidad desapareciendo. Historias increíbles fueron tomando forma en su mente. Aquellos que le querían ayudar no sabían cómo. Dos pasos para adelante y veinte para atrás. A los cuerdos volvía locos. Todos querían abandonar. Siempre metía la pata. Sentimiento de nada poder solucionar.
Sentimientos contrapuestos. Pensamientos de fatalidad. ¿Cómo se le puede ayudar? ¿Cómo se puede solucionar? Mejor nos retiramos y nos vamos a descansar... todo sea por la tranquilidad mental.

5 comentarios:

  1. Y luego, ¿volvamos a empezar? Un saludo

    ResponderEliminar
  2. bueno, tiempo al tiempo y si no VISTEME DESPACIO QUE TENGO PRISAS, no es más loco eso, jajajajaja

    un bs

    ResponderEliminar
  3. Y qué remedio J.gelas!....y qué remedio... jajaja!


    Ains..Tomás Mielke...ya me gustaría a mí llevar esa locura de frase a cabo. Pero es que ni así.

    Un besote grande a los dos!

    ResponderEliminar
  4. A veces, lo mejor es tener poco tiempo para pensar y mucho tiempo para hacer millones de cosas!!
    Un besote enorme guapísima

    ResponderEliminar
  5. Ya lo puedes decir Clarita... Otro beseote enorme par atí cariño

    ResponderEliminar