17 oct. 2010

Ese rincón...

Pocas cosas me relajan tanto como el susurro del mar. Pocas cosas me hacen sentir tan bien como ver las olas romper en los acantilados. Y pocos sitios me calman tanto como  ese rincón. Un rincón que de un tiempo a esta parte, guarda un hermoso trocito de mi vida. Un rincón custodiado por un hombre tan alto como inalcanzable.  Un rincón que ay dios! si hablara.
Hoy lo volví a visitar acompañada por mi hijo. Y me gustó verlo atontado con el romper de las olas. Señalando a los pescadores mientras éstos, desafiaban  la ley de la gravedad.( a día de hoy, todavía no sé muy bien como llegan ahí). Y me hizo reir al ver como protestaba porque no se quería ir.   Y como era de esperar viniste a mi mente. Y me entretuve por un rato, recordando cosas que no voy a contar. Y entonces, fue cuando comprendi que aqui también hay un trocito de ti. Y mientras todo esto ocurría, los pescadores levantaron el anzuelo con una presa en ella. Y con ello lograron que el renacuajo se quisiera ir.  Y que yo dijera: ¡por fin!. Y escalón a escalón, fuímos dejando tan hermoso paisaje a nuestras espaldas, notando como el ruído de las okas ak chocar se iba confundiendo poco a poco con el silencio del lugar.

5 comentarios:

  1. Creo que yo tampoco podría vivir si el sonido del océano.



    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Será que cada lugar que transitamos guarda inseparable nuestra huella, a la espera de que volvamos por ella.

    - ciertas noches he visto a mi sombra escapar a recoger mis pasos, y es así que vuelve con las manos llenas de recuerdos -

    Cuando escuche nuevamente el sonido del mar me acordaré de ti.

    Un enorme beso.

    ResponderEliminar
  3. Absolutamente de acuerdo contigo Gregorio. Ningún lugar que hayamos visitado vuelve a ser un lugar sin más.
    Me encantará que te venga mi recuerdo cuando escuches el mar. Y si le das al botón de lo locura, hay veces que parece que te quiere contar cosas...

    Un beso enorme!

    Es cierto Noray, no podría vivir en un lugar que no fuera bañado por el mar...

    Un abrazo para ti también.

    ResponderEliminar
  4. Cielo, he sentido el sabor salado en mis labios, ese olor a salitre en el ambiente, he cerrado los ojos y no hice más que escuchar el sonido de las olas rompiendo contra las rocas húmedas y de formas extrañas y, a su vez, tan hermosas...
    Mágica foto, mágico momento, mágico rinconcito...

    Gracias guapa, un besote enorme, cuídate mucho

    ResponderEliminar
  5. Gracias a ti preciosa por tan bellas palabras.

    Un besote y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar