24 mar. 2011

Tomando al toro por los cuernos

Existen situaciones que desbordan a unos y trastornan a otros. No hay nada escrito sobre normas para vivir y convivir. Pero parece ser que todos sabemos como se deben hacer las cosas. Situaciones que hace un tiempo eran divertidas, con el paso del tiempo se pueden convertir en incomodas. Y llegados a esa situación es cuando toca actuar. ¿Pero cual es la mejor manera? ¿Cual es el paso correcto, acertado o menos disparatado?
Resulta curioso. Días atrás hablaba con una persona sobre la desgana de escribir que habita en mi ultimamente. Y aquí nos vemos. De nuevo las letras y yo. De nuevo escribiendo cosas que solo yo entiendo. De nuevo escribiendo cosas que no sé si entenderás tú.
Supongo que con el paso de los años nos vamos haciendo cada vez más raros. Y supongo que en eso me estoy convirtiendo yo. En una persona que cada vez comparte menos los roles de la sociedad, o el hecho de callar por miedo al que dirán. Contestona me llaman de un tiempo a esta parte. Pero me da igual. Para que callar, cuando hagas lo que hagas, van a hablar igual...

Pd: Lobo, tal vez, el hablar de lo que hablamos me llevó a quitar un poco de polvo a este rincón. Un besote

3 comentarios:

  1. Me alegro que hayas vuelto!!!un besote enorme

    ResponderEliminar
  2. Un besote cariño. Ando algo perdida, pero sigo por aqui cuando hay un huequillo. muak!

    ResponderEliminar