24 may. 2010

Esa cosa llamada envidia

Señores, que hay personas que se aburren eso está a la orden del día. Pero que se aburran tanto como para perder el tiempo en hacer comentarios respecto a un profesional como la copa de un pino, me resulta lamentable. Permitanme sacar a relucir mi enfado. MI enfado por las personas envidiosas y vacías interiormente. Tan vacías que no encuentran actividad más divertida que cuestionar la vida privada de los demás. A ver, a aquellos que no lo entiendan, una persona que por su trabajo es popular no deja de ser persona. Una persona normal, como cualquiera de nosotros. Que se enamora, desenamora y se vuelve a enamorar. Y no hay ningún problema. Y si es tan feliz que quiere compartir esa alegría por los escenarios me parece perfecto y maravilloso. ¿Sabes una cosa? Ver feliz a los demás, me hace feliz a mi. Da igual que los conozcas o no. Se les puede tener mucho cariño y aprecio a personas que no conoces. Personas que por su trabajo se ganan un rinconcito de tu corazón. Y oír comentarios como el que he leído hoy, molestan y mucho. Así que por favor, en vez de perder el tiempo pendientes de si la casa del vecino está limpia y en orden, limpiemos un poco más la nuestra, que seguro que falta le hará.

2 comentarios:

  1. Ay mi niña, ojalá muchas personas lean tu entrada y hagan un poquito examen de conciencia. Es llevar el "mundo del cotilleo" hasta su extremo más denigrante y es una pena porque no respentan ni siquiera a algo tan maravilloso como puede ser, por ejemplo, un embarazo, una pena, la verdad.
    Medusilla, chapó por plasmar tu indignación y hablar por todos los que pensamos como tú, que espero seamos muchos!!

    Un besote enorme, cuídate mucho, feliz semana cielo

    ResponderEliminar
  2. Imaginemos por ejemplo, como dices, que dicho comentario lo generase algo tan hermoso como un embarazo. ¿Que se podría esperar de una persona así? Creo que poca cosa..Por mi parte, desearles muchísima felicidad, paz y alegría.
    Un beso grande también para ti.

    ResponderEliminar