17 may. 2010

El cuerpo humano

Hoy me he enterado de algo que me ha resultado muy curioso. El terremotillo de mi hijo lleva un tiempo con bronquitis, la cual le genera que sus pequeños bronquios se cierren y no pueda respirar bien. Le pusieron un tratamiento y se curó. Pero ya sabéis que no hay mejor lugar para inmunizarse de todo que las guarderías. Así que recayó. Hoy, lo hemos llevado al pediatra que también es especialista en problemas respiratorios. Una vez en consulta le explicabamos como por latarde comenzó a tener unas legañas verdosas. Cual fue mi sorpresa, cuando nos explicó que es algo normal cuando hay infecciones respitratorias. El motivo se debe a que el lacrimal se conecta con la cavidad nasal. Lo que ello produce que en ocasiones el moco ascienda hasta este, provocando la susodicha legaña. Una vez más, el cuerpo humano me ha sorprendido. Me sorprende la capacidad que tiene de curarse el sólo. De sanarse y de seguir su propio curso. Hace un tiempo leí un artículo sobre una niña a la que le tuvieron que cortar las piernas. Los médicos comentaban que iba a tener problemas con sus diferentes órganos a lo largo de sus años, pero se equivocaron. En un determinado momento, le hicieron varias radiografias y para sorpresa de todos , cada órgano de su cuerpo se había acoplado y adaptado a la nueva anatomía de la niña. Sin que nadie interviniera. No les parece algo maravilloso?

3 comentarios:

  1. Ay niña mira que bien, otra cosita nueva para apuntar, la verdad es que a mi peque le ocurre a veces, y que curioso...
    Por lo de la guarde, no te preocupes que ya verás como pronto será inmune a todo bichito pululante por esas aulas y te resultará raro que enferme...
    Espero que tu peque se ponga bueno pronto.

    Un besote enorme guapa!

    ResponderEliminar
  2. Hago mío el comentario de Clarita.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Como aprendemos cosas con nuestros hijos!, cada vez que mi hija se enferma la llevo al médico y me entero de una enfermedad nueva o un nuevo método del cuerpo para defenderse...
    Abraza mucho a tu hijo, eso lo hará ponerse mejor. Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar