14 jun. 2010

Desahogo para vivir feliz

El sol me regala la vida y se baña de ti. Después de tanto tiempo en silencio, me alegra volver a escribir. Dejar que los sentimientos afloren para convertirse en palabras. Expresar sentimientos. Devolverle al corazón la sensación de sentir... 

Sentimientos de no ser escuchada, de ser olvidada. Esa transformación tuya. Ese sentirme sola y  no poder acudir a ti. Ver tu indiferencia repentina. Ese sentir que no nos quieres. Que no te importamos. Que no significamos nada para ti. Cuánto dolor acumulado se llegó a esconder aquí.
Poco a poco, el túnel se va desmoronando. Mis fantasmas se transforman en duendecillos asustados . Y mi indiferencia hacia la vida, vuelve a transformarse en las grandes ganas que siempre tuve de vivir.
No me importa tu cobardía. Me es indiferente tu indecisión. Ahí te dejo con tus mentiras. Yo me llevo mi corazón. Un corazón que no te mereces. Un corazón que transformaste en dolor. Ahora me toca curarlo, y lo haré con todo mi amor. No esperes que mire atrás. Tu egoísmo todo cambió. El castillo de princesas se convirtió en una fosa sin ventilación. Así que con mi pequeño tesoro en brazos, vuelvo a mi bosque de hadas. Donde siempre me quisieron. Donde siempre hubo un bastón. Donde nunca faltó un amigo o un verdadero corazón. Mientras, yo te dejo en tu pequeño mundo de fantasía y ciencia ficción. En el que todos somos los malos y tú el único héroe sin comprensión.


Desde la distancia todo se ve mejor. Los monstruos no son tan grandes y los fantasmas sábanas de colores son.

4 comentarios:

  1. espero que seas consciente de la maravilla que has creado...

    ResponderEliminar
  2. Ay cariño que hermosura...
    Siempre nos quedará ese bosquecito de las hadas...
    Precioso guapísima. Cuídate mucho y se féliz

    Un besote enormee

    ResponderEliminar
  3. Fontanero, lo necesitaba. Era una necesidad prioritaria para poder dejar que las palabras salgan sin miedo a nada. Llevaba año y medio bloqueada.
    Clarita, tienes tu rincón reservado en este bosquecito siempre que quieras.
    Un boli Vic, muy ciertas tus palabras. La distancia todo lo ilumina.
    A los tres muchas gracias.

    ResponderEliminar