7 jun. 2010

Fragilidad

Se quedó mirando a la luna. Se quedó pensando cuánto de cierto había en todo esto. Cuantas puertas se cerraron y que pocas se abrieron. De estos momentos hace tiempo. Y  ahora que vuelve a tocar a esa puerta, se encuentra con telarañas de aquellos momentos. ¿Eres feliz? Se preguntaba mirándose al espejo? ¿Es esta la vida que quieres?  ¿Son estos los momentos que tanto soñaste? Pero el espejo no le respondió. Sólo reflejó su mirada apagada, su rostro inexpresivo  y su realidad forzada.  Mientras tanto, en otro punto del planeta, se podía ver como el azul del cielo invitaba a los paseantes a disfrutar del paisaje. A sonreír, a vivir. A dar las gracias por tantos momentos llenos de felicidad. A ver como no hay mayor desinfectante para el alma que el tiempo. Y como hay cosas que el tiempo no puede borrar.
Lo malo que tiene cerrar puertas, es que las bisagras, con el paso del tiempo se van oxidando. Así que no impidas al aire recorrer los rincones que se le antojen. Verás como todo cambia de color. 

8 comentarios:

  1. hay que vivir, amiga mía, antes que nada hay que vivir... y eso significa cerrar puertas y que se nos abran heridas, pero no hay nada mejor que estar vivo.

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo contigo terremotillo. De no ser así todo sería muy triste. No habrían perritos especiales, ni helados de vainilla y espuma de limón, ni conciertos de Ismael Serrano (uf! eso si que sería triste). Que va...que va...hay que vivir!! Un besote enorme

    ResponderEliminar
  3. Estoy con los dos, muchas veces te encuentras en la tesitura de tener que elegir lo que es bueno para tí y lo que lo es para los demás y muchas veces erroneamente elegimos la segunda opción. La vida es corta y hay que vivirla intensamente y rodearte de todo lo bueno e intentar dar la espalda a lo malo, pero a veces es tan complicado o lo hacemos complicado, que se yo!!
    El caso es que me ha gustado muuucho y me has puesto los dientes largos, así que me estoy zampando ahora mismo un helado de vainilla y escuchando de fondo "Acuerdate de vivir", jeje,
    Un besote enorme, cuídate mucho

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón Clarita. Y creo que hay momentos en la vida en los que toca ser un poco egoísta y olvidarte un poco de los demás, para pensar en tí. Lo de si es o lo hcacemos complicado, me quedo con lo segundo. la vida es tan sencilla y clara que necesitamos complicarla y enturbiarla para liarla un poco más.
    Un besote grande

    ResponderEliminar
  5. De acuerdo con todos los comentarios publicados. Sin duda, la vida hay que vivirla, que aunque parezca una obviedad no siempre lo tenemos en cuenta. Gracias por tu visita y tu comentario. Yo quiero creer en el movimiento estudiantil para cambiar el futuro que se nos viene. Aunque reconozco que cada vez veo más gente creyéndo ganar batallas desde el sofá de casa. Seguiremos intentándolo. Un saludo, seguiré leyéndote.

    ResponderEliminar
  6. Estás invitado a pasar siempre que quieras J. Gelas. Todo un placer. Besos

    ResponderEliminar
  7. Quizás detrás de cualquier puerta cerrada florezca la raíz de la felicidad.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Tienes razón Noray. Cerrar puertas dañadas para abrir otras nuevas siempre trae felicidad como tú dices. El problema es cuando se cierran puertas por miedo al miedo. O por miedo a ver la realidad. O por miedo a lo que se pueda escuchar. o por cualquier otro miedo que te niegue un poquito de felicidad. Entonces no estás dejando que el aire te brinde la oportunidad de disfrutar de la vida tal cual es. Y una vida sin eso, creo que no es vida completa y llena... UN saludo enorme.

    ResponderEliminar